30 noviembre 2021
trzeci migdał

Tercera almendra: ¿cortar o no?

Una tercera almendra de gran tamaño es una condición que afecta a muchos adultos. Los síntomas de las amígdalas inflamadas suelen ser molestos e insoportables. Los ronquidos, el hablar por la nariz o las infecciones constantes hacen que tomemos un mal trago y estemos constantemente agotados. Peor aún, una almendra de gran tamaño a menudo también afecta a los niños. Si no se trata, la enfermedad en los niños puede provocar una maloclusión o numerosas inflamaciones. Por lo tanto, tan pronto como se diagnostica la anomalía, es necesario decidir el tratamiento. Los médicos suelen remitir a los pacientes a un procedimiento quirúrgico para extirpar la amígdala. Sin embargo, existen muchos otros métodos para reducirlo. Entonces, ¿cuándo debe optar por la amigdalectomía quirúrgica y cuándo debe optar por tratamientos alternativos?

¿Cuál es la tercera almendra?

La amígdala faríngea, llamada tercera amígdala, es responsable de proteger al cuerpo contra todas las infecciones. Sin embargo, cuando se hipertrofia, el órgano linfático deja de funcionar correctamente. Una amígdala de tamaño anormal no puede proteger adecuadamente el cuerpo. Por el contrario, comienza a contribuir a la aparición de estados patológicos. Las consecuencias del agrandamiento de los órganos linfáticos incluyen faringitis estreptocócica regular, secreción nasal, otitis y un absceso alrededor de la garganta. Las personas que noten que tienen dificultad para respirar o tragar deben consultar a un médico de inmediato. El especialista realizará una serie de pruebas para confirmar el agrandamiento de la tercera amígdala. Cuando el diagnóstico resulta correcto, vale la pena comenzar el tratamiento lo antes posible.

Tercera almendra – tratamiento

La amigdalectomía quirúrgica es, con mucho, la forma más popular de eliminar una afección problemática. Sin embargo, existen muchos más tratamientos. Algunos de ellos permiten contraer un órgano sin siquiera visitar a un médico. Sin embargo, cuando una tercera amígdala demasiado grande causa problemas respiratorios importantes, es mejor ponerse en contacto con un especialista que seleccionará personalmente la terapia adecuada.

Tratamiento farmacológico

En algunos casos, el tratamiento de una amígdala agrandada puede limitarse a tomar medicamentos. Los medicamentos están diseñados principalmente para eliminar la inflamación alrededor de la garganta. Además, los medicamentos recetados alivian los tejidos inflamados, lo que facilita la respiración. Aliviar los síntomas de una amígdala agrandada con productos farmacéuticos significa que roncamos menos y dejamos de hablar por la nariz. Sin embargo, las personas que eligen esta forma de tratamiento deben recordar la regularidad. La interrupción del tratamiento farmacológico generalmente hace que las amígdalas se hinchen nuevamente, lo que se traduce en recaídas de angina y otras infecciones. Además, las personas que luchan con un órgano linfático agrandado deben cuidar constantemente su inmunidad. Es por eso, durante el tratamiento, se recomienda tomar medidas para apoyar el funcionamiento del sistema inmunológico. Las tabletas que contienen vitamina C son una buena solución.

Procedimientos quirúrgicos

Muchos especialistas creen que la extirpación quirúrgica de las amígdalas debería ser el último recurso. Sin embargo, en algunos casos, no deben abandonarse. Por ejemplo, cuando los órganos linfáticos inflamados dificultan mucho la respiración. Actualmente, la amigdalectomía se realiza bajo anestesia general. Quizás aquí es donde surgen sus miedos. Es importante destacar que la eliminación de las amígdalas agrandadas con un bisturí no siempre elimina eficazmente el problema. Sucede que los órganos linfáticos vuelven a crecer con el tiempo y dificultan la respiración nuevamente.

Third Almond – Tratamiento natural

A veces, la cirugía o la ingesta de fármacos pueden ir precedidos de tratamientos naturales. Sucede que la contracción de la amígdala es posible, por ejemplo, por el cambio climático. Especialmente si la enfermedad afecta a un niño. Además, cuando el crecimiento excesivo de tejido es bajo, se puede optar por un tratamiento dietético. La introducción de alimentos ricos en vitamina C en el menú fortalece el sistema inmunológico, lo que nos enferma con menos frecuencia. El sistema inmunológico también está respaldado en gran medida por productos considerados antibióticos naturales. Estos incluyen miel, cebolla y ajo, entre otros. Las personas que luchan con una tercera almendra agrandada pueden usar un antibiótico casero. Para hacerlo, simplemente coloque la cebolla picada en el frasco y espere a que la verdura suelte jugo. Vale la pena tomar el jarabe resultante todos los días.

tercera almendra - tratamiento

La tercera almendra y la medicina alternativa

La extirpación de las amígdalas agrandadas con un bisturí es un procedimiento extremadamente invasivo. En consecuencia, muchas personas quieren evitarlo. Por supuesto, existen muchos métodos de medicina alternativa que le permiten tratar órganos demasiado grandes sin intervención quirúrgica. Sin embargo, cuando estos no le ayuden, debe buscar la ayuda de un médico especialista. ¿Por qué? Ignorar el problema puede provocar graves dificultades para respirar o incluso tragar alimentos. Además, las infecciones continuas ejercen una gran presión sobre el cuerpo, lo que puede tener graves consecuencias para la salud.

Tercera almendra – tratamiento homeopático

Una forma poco conocida de eliminar el problema de las amígdalas se llama tratamiento homeopático. Este método se basa en el uso regular de preparaciones diseñadas para reducir los síntomas de la enfermedad. Es importante que los detalles se produzcan sobre la base de hierbas naturales. Por tanto, el tratamiento homeopático es uno de los métodos de la medicina alternativa. Los productos farmacéuticos se venden no solo en forma de tabletas, sino también en forma de gotas. Por lo tanto, nadie debería tener problemas para tragarlos. Es importante destacar que los detalles se pueden comprar sin receta médica. Su acción te permite eliminar la inflamación y prevenir el desarrollo de nuevas infecciones. Sin embargo, para que el tratamiento dé resultados satisfactorios, debe durar al menos tres meses. Cuando una persona enferma no nota los efectos después de mucho tiempo, debe consultar a un médico,

Hierbas para encoger la tercera almendra

Se sabe desde hace mucho tiempo que las hierbas ayudan en el tratamiento de muchas enfermedades graves. Lo mismo ocurre con las amígdalas inflamadas. Curiosamente, no solo las tabletas de hierbas ayudan en el tratamiento de la enfermedad, sino también las infusiones. Los tés naturales contienen muchos micronutrientes y macronutrientes que apoyan la inmunidad. Por esta razón, el consumo frecuente de bebidas calientes ayuda a fortalecer el cuerpo. También puede hacer gárgaras con infusiones de hierbas. Un enjuague con fenogreco o sal hace que las amígdalas se encojan. Sin embargo, conviene recordar que las infusiones no sustituirán al tratamiento farmacológico cuando los órganos estén tan hinchados que dificulten la respiración libre. En el mejor de los casos, los enjuagues pueden ayudarlos.

tercera almendra - diagnóstico

Detalles caseros

Cuando luchamos con una almendra demasiado grande, debemos fortalecer constantemente nuestra inmunidad. Sin embargo, no siempre debemos comprar preparados farmacéuticos, que suelen ser costosos. A veces, las recetas caseras son mucho más efectivas. Además, las vitaminas y otras sustancias valiosas suministradas al cuerpo con jarabes caseros se absorben mucho mejor. Por lo tanto, los ingredientes naturales a menudo funcionan de manera más efectiva que muchas tabletas. Muchos especialistas en medicina alternativa recomiendan miel y jarabe de limón para personas con amígdalas agrandadas. El remedio casero es conocido por sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Por tanto, se considera un antibiótico natural.

¿Cómo encoger la tercera almendra de un niño?

Dependiendo de cuánto hayan crecido las amígdalas faríngeas, el bebé puede ser tratado con cirugía o con productos farmacéuticos. En algunos casos, también es posible dar a los más jóvenes preparaciones naturales que fortalecen su inmunidad y constriñen sus órganos. Sin embargo, cuando su hijo ronca con frecuencia y tiene dificultades respiratorias importantes, lo mejor es consultar a un médico. El especialista suele realizar una serie de pruebas para determinar qué método de tratamiento será el mejor. Desafortunadamente, cuando la tercera amígdala resulta estar demasiado crecida hasta tal punto que puede causar cambios en el área del cráneo, es necesaria la cirugía. Solo mediante cirugía se puede extirpar rápida y eficazmente un órgano agrandado.

La tercera almendra en un niño – foro

Muchas madres se preguntan cómo reducir la tercera almendra en un niño. Por lo tanto, en muchos foros de Internet puede encontrar numerosos hilos sobre los métodos de tratamiento de la enfermedad en los niños. Algunas madres descubren que su bebé siempre necesita ser operado. Sin embargo, señalan que la cirugía está asociada con una estadía hospitalaria prolongada, lo que puede ser traumático para un niño pequeño. Por lo tanto, a veces es mejor tomar productos farmacéuticos. Especialmente cuando los órganos linfáticos demasiado crecidos no causan infecciones frecuentes. Otras mamás argumentan que puede deshacerse de las amígdalas inflamadas en casa. Por ejemplo, cambiando la dieta o enjuagues a base de hierbas. Algunos padres escriben que la reubicación puede ayudar a curar la hinchazón de las amígdalas. Sin embargo, no todo el mundo puede permitírselo.

¿Cuándo deberías decidirte por el tercer corte de almendras?

En general, la cirugía para eliminar la tercera almendra es uno de los tratamientos más efectivos para ella. El procedimiento quirúrgico permite una recuperación completa apenas unas semanas después de su realización. Además, el desarrollo de la medicina hizo que el procedimiento no se asociara con un alto riesgo. Sin embargo, la cirugía no siempre vale la pena. Especialmente cuando podemos tener problemas con la anestesia general. Cuando el crecimiento excesivo de las amígdalas no es demasiado alto, puede optar por un tratamiento alternativo. En ausencia de problemas respiratorios, se recomienda la farmacoterapia, así como los enjuagues a base de hierbas que eliminan la inflamación. Debe recordarse que la cirugía es necesaria solo cuando el agrandamiento de las amígdalas comienza a ser problemático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial